lunes, 19 de enero de 2015

La Junta de Personal pide a los profesores que se nieguen a ser tutores de los becarios del 'MIR docente'

La Junta de Personal Docente ha realizado este lunes un llamamiento al profesorado cántabro que no sea "cómplice" de la "farsa" que, a su juicio, son las Becas de Iniciación a la Profesión Docente no Universitaria (BIP), también conocidas como las del 'MIR Docente', y no se ofrezca como voluntario para ser tutores de los becarios. 

Este llamamiento ha sido respaldado de forma "unánime" por todos los sindicatos que componen la Junta de Personal Docente, esto es UGT, CC.OO, STEC y ANPE, y ha sido realizado en una rueda de prensa en la que han estado representantes de estos cuatro sindicatos. Representantes de la Junta de Personal
Representantes de la Junta de Personal
Según ha explicado en rueda de prensa el secretario general de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) de UGT, Fernando García, para los profesores de los centros que recibirán a los becarios es "voluntario" ser tutores. 



Además, para serlo, y según se establece en la convocatoria, los tutores tienen que tener una experiencia profesional de al menos 15 años. 

Este llamamiento es "explícito" para los profesores de la enseñanza pública, mientras que también se insta a los sindicatos con representación en la concertada-privada a que también "movilicen" a su profesorado y tampoco asuma las tutorías. 

POSIBILIDAD DE MÁS RECURSOS CONTRA LAS BECAS 

Por otra parte, los servicios jurídicos de UGT, CC.OO y STEC de la Junta están estudiando también si plantear recursos contra estas becas, como el presentado por ANPE. 

Además, esta tarde se reúne la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública, que aglutina a sindicatos de docentes, algunos colectivos de padres y alumnos, un encuentro en el que, según ha explicado el representante de UGT, se abordará la posibilidad de salir a la calle o de llevar a cabo otro tipo de protestas contra estas becas, que, a su juicio, no son una "necesidad" para la educación cántabra. 

Así, la presidenta de la Junta de Personal Docente, Patricia Ruiloba (STEC), ha citado otras cuestiones que considera más necesaria que estas becas, como, según ha dicho, es reducir el ratio de alumnos por aula; la cobertura "inmediata" de las sustituciones; el incremento de la dotación a los centros educativos o, docentes a tiempo completo en las aulas de dos años que trabajen junto a los técnicos de Educación Infantil y un "largo etcétera" en la mejora de las condiciones de trabajo del profesorado que han sido "recortadas". 

Y ha censurado que la pasada semana el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, haya afirmado que los sindicatos de la Junta de Personal Docente reclamaban que el dinero que se prevé destinar a estas becas se empleara en incrementar el sueldo de los profesores. 

"Lo que queremos es recuperar todo lo que este señor nos ha quitado desde que está sentado en ese sillón de la Consejería de Educación", ha aseverado Ruiloba. 

PONEN EN DUDA QUE LOS DIRECTORES APOYEN ESTAS BECAS 

También estos representantes de los sindicatos docentes han puesto en duda las palabras de Serna cuando aseguró que los directivos de los centros educativos apoyan "muy mayoritariamente" este programa BIP, del que se han convocado 500 becas. 

De hecho, estos sindicatos dicen que, por lo que ellos conocen, la posición de los directos es "totalmente la opuesta" de la manifestada por el consejero. 

Continuando con sus quejas de estas becas, han opinado que supondrán una "precarización" del empleo docente en Cantabria, donde ya dicen hay un 30% de interinos y uno de cada tres tiene un contrato a tiempo parcial. 

Así, han explicado que un programa similar ya existe en Castilla-La Mancha, donde, según han relatado, hay interinos que han tenido que irse a otras comunidades porque no les llamaban ni para realizar sustituciones debido a la existencia de estos becarios que, según han apuntado, ocupaban sus puestos. 

En este sentido, y a pesar de Serna ha negado que los becarios vayan a sustituir a docentes, estos sindicatos han explicado que la guía de este programa de becas indica que el becario dará tantas horas él solo en clase como el tutor tenga programadas. 

"No dice ni máximos ni mínimos", ha puntualizado el representante de la Federación de Enseñanza de CC.OO, Javier Ramírez, quien ha señalado que no quieren "problemas" en los centros y han acusado al consejero de, aparte de tener "ocurrencias", "generar problemas". 

Ramírez ha opinado que la convocatoria de la beca es "extemporánea ya que, según ha explicado, a ellas no se van a poder presentar los que este año acaban el grado de Educación. 

Por otra parte, el representante de ANPE, Federico de los Ríos, ha considerado que llamar a estas becas 'MIR' docente es "engañar a la sociedad". 

En este sentido, De los Ríos ha explicado que esta denominación recuerda al MIR de los médicos. Sin embargo, ha señalado que mientras que el de los facultativos es un programa "bastante serio" este programa para los docentes no dejan de ser becas de cuatro meses de duración.

CCOO critica el programa de becarios de la Consejería de Educación
La Federación de Enseñanza de CCOO ha criticado el programa de becarios que ha presentado la Consejería de Educación porque es una iniciativa que no ha contado con ningún tipo de negociación previa, ni con los agentes sociales ni con la Universidad, y porque precariza más el empleo
Programa de Becarios
Programa de Becarios
El secretario general de la Federación de Enseñanza de Cantabria, Javier Ramírez, ha valorado negativamente este programa porque entiende que “segrega a los optantes a estas becas y carece de la regulación necesaria en el funcionamiento de los centros”. 

Ha considerado “imprescindible” que las becas se asemejen a las de la Universidad y que alcancen los 1.150 euros brutos, “una cantidad lejana” a la que van a cobrar los becarios de este programa ya que la cláusulas establecen que van a trabajar dos tercios de la jornada, sin contrato laboral y por la mitad del dinero, es decir, por 600 euros brutos mensuales. 

Ramírez ha aseverado que es necesario modificar los reglamentos de los centros para que se regulen las competencias de los docentes y becarios, así como una orden de obligaciones y derechos de estos últimos, para evitar que la Consejería utilice a los becarios como “mano de obra barata” a la vez que se elimina a los interinos en sustitución. 

La Federación de Enseñanza también ha lamentado que la Consejería haya esperado a conocer los resultados electorales para “precarizar más” las condiciones laborales y “utilizar la figura de los becarios como una especie de esclavos que conceden como gracia a los profesores que deciden los directores de los centros”. 

El responsable de CCOO ha considerado “incomprensible” que haya más de un millón de euros para este programa al mismo tiempo que hay colegios en la región con profesores de baja sin sustituir más de dos meses, aulas de 2 años con maestros por ocho horas a la semana o grupos de más de 30 alumnos en secundaria. 

Para Ramírez, el consejero de Educación en Cantabria, Miguel Ángel Serna, está buscando el “lado más retorcido” en la implantación de la LOMCE en la Comunidad Autónoma.